El plan de Dios bajo su redención está garantizado por el testimonio del Espíritu Santo a nosotros los creyentes por la realidad de Cristo, la cual, va formando la imagen de un hijo.